Polvos bronceadores

Polvos bronceadores

Hoy os traemos un artículo sobre los polvos bronceadores o polvos de sol, ¿qué son? ¿para qué se utilizan? Y ¿qué color va mejor segur tu tono de piel?

Los polvos bronceadores son polvos compactos que nos ayudan a tener un aspecto más bronceado ya que habitualmente los encontramos en tonos tierra o terracota.

Los hay que nos dejan un aspecto más brillante y hay polvos de sol que nos dejan acabado mate. Dependiendo de la ocasión, el momento del día o del look que queramos llevar podemos escoger unos u otros…

¿Para qué los utilizamos?

Las dos funciones principales de los polvos bronceadores son dar un aspecto más moreno (bronceado) a nuestra piel y por otra parte contornear nuestro rostro. Lo más importante es escoger un color que nos vaya bien y no deje un acabado artificial. Buscamos unos polvos de sol que nos dejen un aspecto lo más natural posible.

Por ello, a la hora de escoger polvos bronceadores si tienes la piel muy blanca procura no escoger un polvo que tenga tono marrón oscurísimo, porque se verá muy artificial en tu piel…En general lo mejor es coger un tono más oscuro o dos que el color de tu piel pero sin pasarte.

Lo más importante, después de escoger un color que nos vaya bien es saber aplicarlos.

Si tienes poca experiencia maquillándote tomate tu tiempo. Debes coger poco producto y procurar que utilizar una brocha biselada o angular (son las ideales para aplicar éste tipo de producto puesto que dan precisión a la hora de contornear y difuminar en nuestro rostro al mismo tiempo que se adaptan mejor a la zona del rostro que al caso nos interesa). Pero si tienes poca práctica te recomiendo también que los apliques con un pincel pequeño de difuminar los ojos, porque te dará más precisión y no aplicarás más producto del necesario. Es mejor hacerlo en varias veces y no de una sola dejando una mancha de producto de una sola pasada que nos va a costar más difuminar luego.

Debemos aplicar los polvos bronceadores en las zonas de nuestro rostro sobre las que el sol incide de forma natural: zona del centro de la frente, la nariz y los pómulos.

Habitualmente una forma fácil de aplicarlos y que a la vez de broncearnos nos permite contornear nuestro rostro es la técnica del “3 invertido” como os mostramos en la foto: empieza en la frente un arco hacia abajo del pómulo (pon boca de pez) y luego otro arco desde debajo del pómulo hasta el maxilar.

técnica del “3 invertido”

Difumina muy bien las líneas.

Como decimos, si eres muy blanquita de piel no escojas tonos muy oscuros y procura que sean mate (un tono beige medio te puede ir bien). Y si por el contrario estás morena te irán muy bien los que tengan brillos o destellos nacarados.

¡Esperamos que os haya sido de utilidad la entrada!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *