Afecciones de huesos y articulaciones

Los huesos y las articulaciones soportal el cuerpo, protegen los órganos internos y trabajan con los músculos para darnos movimiento. Una buena nutrición a lo largo de toda la vida es esencial para la formación y mantenimiento de huesos fuertes y el ejercicio regular es un factor muy importante para mantener la función saludable de huesos y articulaciones.

Osteoporosis: Es una de las enfermedades de los huesos más comunes, consiste en la pérdida gradual de tejido óseo, haciendo los huesos menos densos y más propensos a fracturas.

Una ingesta adecuada de calcio es de vital importancia para la formación y mantenimiento de los huesos. El calcio debe ser reemplazado por medio de la alimentación ya que el cuerpo no lo produce. Si su ingesta es insuficiente, los huesos pierden calcio y se debilitan.

En la salud de los huesos la vitamina D tiene un papel muy importante ya que es necesaria para la absorción del calcio. La deficiencia de esta vitamina puede contribuir a una baja densidad ósea. Investigaciones han revelado que las isoflavonas de la soja y otros Fito estrógenos producen una mejora en la absorción del calcio.

Osteomalacia y raquitismo:

Adultos: La osteomalacia se padece en la madurez y se caracteriza por huesos blandos que no absorben calcio. Entre las causas encontramos una dieta con déficit en vitamina D, exposición insuficiente a la luz del sol y problemas intestinales para absorber la vitamina D, debido a condiciones como la enfermedad celiaca o después de una cirugía gastrointestinal. Puede provocar dolor en las piernas, las costillas, los músculos y cadera, propensión a fracturas y movilidad deteriorara.

Niños: Se la conoce como raquitismo y en general se debe a deficiencia de vitamina D. Los bebés amamantados más de un año (sin complementos de vitamina D) y los niños que no toman sol lo suficiente tienen un riesgo mayor de desarrollar raquitismo. Sin embargo la incidencia de raquitismo es reducida en países desarrollados donde la mayoría de las leches y lácteos tienen vitamina D.

Artritis: Es la inflamación de una o más articulaciones, acompañada de dolores, inflamación y rigidez.

Hay varios tipos de artritis:

Artritis reumatoide: Es la más común, produce la inflamación de las articulaciones. Son varios los tejidos del cuerpo que pueden verse afectados, pero las articulaciones encabezan la lista.

Osteoartritis: Es una forma común de artritis. Esta afección se caracteriza por una pérdida gradual de cartílago en las articulaciones y en algunas personas provoca inflamación de estas. Las zonas del cuerpo más afectadas son las manos, rodillas, columna y cadera.

La gota: Otra forma de artritis que suele afectar la articulación del dedo gordo del pie. Es causada por niveles altos de ácido úrico en sangre (conocida como hiperuricemia), que provoca la deposición de cristales de ácido úrico en la articulación. La articulación se presenta colorada, inflamada y blanda, en algunos casos puede presentarse fiebre.

Por último vale aclarar que la nutrición es vital para la salud de huesos y articulaciones, por tal motivo recomendamos consultar con su médico para efectuar los controles necesarios y llevar una nutrición completa y sana.

Referencias:

Consejos saludables y bienestar: Blog del descanso colchones un espacio creado íntegramente para aconsejar sobre salud, nutrición, posturas, hábitos, buen dormir y más.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *